Toda La Culpa Fue De Paul McCartney (III):

(Sobre el Todopoderoso, los Hermanos Maristas, el Yo Confieso y diseccionar Conejos…)

Empecé a escribir canciones a muy temprana edad,intentando explicar lo que no entendía de manera racional, era la forma que tenía de sacar todo lo que llevaba dentro,coincidió con la época en la que hacíamos retiros espirituales con los hermanos Maristas en pueblos recónditos de la provincia de Alicante.

Nos metían a todos juntos en silencio en una habitación en las llamadas convivencias durante un par de horas al día  para rezar con júbilo y algarabía todas las oraciones conocidas en el planeta tierra por el hombre católico (grandes clásicos como el Angelus, el Gloria o la Salve) siempre había algún compañero que entraba con una guitarra en la habitación, pero no os vayáis a pensar que tocaba La Bamba, los más movidito que se escuchaba en ese habitáculo era el gran hit del cristianismo “Alabaré a mi Señor” pero en su versión Slow Ballad.

todopoderosoNos encerraban allí de buena fe  y nos leían pasajes de la Biblia para que sintiéramos la presencia del Todopoderoso o de su hijo,  algunos de mis compañeros lo sentían en su interior y lloraban, casi entraban en éxtasis como Santa Teresa,decían que se les encendía la llama que llevaban dentro,a mi me acojonaba un poco todo aquello del cuarto oscuro con velas, ese chico alto y flaco con gafas tocando las seis cuerdas y las llamas interiores, pero yo sólo pensaba en Paul y en la Llama “Mari Chari” de Barrio Sésamo que era la única referencia que tenía, pues Llama se llama…vamos a la clínica dental…

Intentaba ver a Dios y pegarme fuerte en el pecho mientras rezaba el “Yo Confieso“, decían que cuanto más fuerte te golpearas más reconocías tus pecados y así el Señor venía a verte antes,yo me daba con el máximo vigor y energía que podía mientras decía “por mi culpa, por mi culpa…“, me ponía en modo Re-animator , pero  no lo veía ni lo sentía,creo que al Altísimo no le debían gustar demasiado Paul ni los Beatles.

Algunos compañeros se enfadaban conmigo porque comía salchichas de frankfurt los viernes de Cuaresma y eso estaba totalmente prohibido en un colegio religioso,pero no lo hacía a propósito, en mi nintendocasa ese día de la semana había fiesta porque mis padres nos dejaban enchufar la Nintendo de 8 bits y cenábamos Hamburguesas o Salchichas mientras jugábamos al Mario Bros, y yo no iba a dejar que una ley cristiano-vegetariana no escrita me fastidiara los viernes que sólo existen una vez cada 7 días, luego hacía “por mi culpa,por mi culpa” y los sacerdotes me perdonaban.

Recuerdo lo complicado que era ir a confesarse, siempre nos decíamos unos a otros” oye tu que le has dicho al cura?” “no sé“, me respondían ” dile que has mentido a tus padres o que te has tocado la Titola“, así que yo hacía lo propio y le confesaba al clérigo que había echado mano a mi pilila o dicho palabrotas y recibía como castigo divino el rezar 1 Padre Nuestro y 2 Ave Marías.

Siempre mesecreto-confesion pregunté cual era el baremo que utilizaban los sacerdotes en función del pecado que hubieras cometido, como lo planteaban? Masturbación 3 Padrenuestros, no hacer los deberes 1 Ave María, mear fuera de tiesto 1 Credo, Wayominí 4 points, igual hubiera sido mejor como castigo ayudar al vecino a bajar la basura o poner la mesa todos los días a modo de redención celestial, hoy día sigo cuestionándome grandes misterios dignos de Cuarto Milenio como por ejemplo porqué los curas asesoran sobre el matrimonio, coño! Eso es como pedirle peras a Luis del Olmo.

Alguno de los Religiosos  hacían masajes terapéuticos a  mis compañeros cuando percibían que podían tener alguna contractura en los descansos de aquellos retiros cosa que yo veía extraña en aquel momento,lo único que podía hacer era reflejarlo en mis canciones porque estaba visto como algo natural,aunque en realidad yo sólo pensaba en McCartney que en ese momento había sacado Off The Ground, joder, me compré hasta la banda sonora de unos dibujos que hizo de unas ranas y un oso blanco en versión 45rpm…Rupert And The frogs “We All Stand Together”…acojonante amigos.

El 26 de Octubre de 1993 mi padre me llevó a Barcelona a ver el concierto de Paul perteneciente a la gira New World Tour, flipé  viendo 18000 personas que se sabían todo el repertorio de pe a pa incluidas las cassettes_1_0canciones de su último disco, cuando tienes 16 años esos recintos se ven más gigantescos aún de lo que son, además era miércoles y me libré de asistir al colegio.

También me percaté de las lindezas y el gran negocio del merchandising oficial de una gira, una camiseta original de Paul costaba 5000 pesetazas (30 euros) ,grabé todo el concierto en mi flamante walkman Aiwa en una cinta TDK de 120, ese fue el recital que me cambió la perspectiva del fabuloso mundo de la música,escuché aquella casette que sonaba a rayos hasta que la destrocé, mi tema favorito era Blackbird, este show distaba mucho del primer espectáculo al que asistí en mi vida que fue el conciertazo de Emilio Aragón en la plaza de toros de Alicante en el verano de 1991, la World Rural Tour, con canciones míticas como Cubatita de Ron, Hey Mr. Waiter, Cuidado con Paloma o “Yo tengo una bolita que me sube y me baja”.

Me sorprendía lo claro que tenían muchos de mis compañeros lo que querían hacer con sus vidas,yo no sabía para donde tirar  y llegó el momento de elegir ciencias puras, mixtas o letras puras, a mi me gustaba el arte y algo los números, pero me gustaba más una hermosa fémina de mi clase,  así que loctitepensé que sería buena opción alistarme donde ella estuviera, la seguí sigilosamente y me apunté  a Ciencias Puras con Biología, la madre de Dios , que hacía yo rodeado de futuros médicos , farmacéuticos , veterinarios y biólogos? si a mi lo que me gustaba era la música!.

Nos hicieron comprar un conejo en el mercado y diseccionarlo completamente, le teníamos que sacar la piel y montar su estructura ósea con pegamento Loctite, algunos compañeros compraban al animalito en cuestión y lo mataban de un pescozón en la sesera..otro nuevo trauma para la mochilita, que maravilla! ese olor a liebre cocida que aun llevo en mis entrañas.

Porque en las ramas pollos hay…