Los “Debería”…

Debería“, condicional simple o postpretérito de uno de los verbos más desagradables y molestos de la historia, “deber”, esta forma verbal causa culpabilidad y obligación, aunque la mayoría de las veces que se deberiapronuncia o se piensa no sirve para nada,” debería dejar de fumar“,”debería hacer deporte“,”debería hablar con mi pareja“…

Decirlo en tu cabeza para qué te sirve? para tocarte los cojones a ti mismo, lo cual es una especie de masoquismo, ocupa espacio en tus pensamientos pero no te ayuda a mejorar ni a evolucionar, “Estoy haciéndome mayor,debería tener hijos” “debería casarme por la iglesia para contentar a otros” “debería mandar a la mierda este trabajo“…

Debería” te causa una obligación moral absurda, quién es en realidad el que te dice lo que “deberías” hacer?, al final es simplemente la presión social del entorno,nuestras familias, nuestro superyo o nuestros traumas de la infancia, yo he tardado exactamente 5 años en quitarme casi todos los “Debería” de mi cabeza y aún no está la casa limpia al 100%.

Los “debería” prácticamente nunca te permiten pasar a la acción, hace un tiempo cambié los “debería” por “voy a”…. “Voy a tocar más horas el piano“, “Voy a componer una canción por semana“, “Voy a beber 2 litros de agua al día” y casi siempre me ha dado mejor resultado.

A mi el “deber” (estar obligado a algo por la ley divina, natural o positiva) no me llama, quién dice que deberías comer menos dulces? (tu análisis de sangre, tu espejo o tu entorno), quién dice que deberías dejar el alcohol? (tu hígado o tus resacas), quién afirma que deberías dejar de fumar? (Tus pulmones o tu esperanza de vida), pero quién es el responsable de pasar a la acción? Tú mismo.

donuts2Lo que debemos o no debemos hacer nos lo imponemos como algo grande y monstruoso,al final, casi todos moriremos con un montón de “Debería” a las espaldas, y ahí se quedarán para que los hereden nuestros descendientes y así sufran nuestros mismos traumas y frustraciones.

Si lo piensas, salvo que tengas un jefe o superior en el terreno profesional que te ordene lo que “debes” hacer, en el resto de facetas de nuestra vida , los “Debería” nos los imponemos nosotros mismos, “Debería contestar a ese mail” “Debería decir que no” “Debería poner a este tío en su sitio“”No debería ir a la boda de ese familiar que apenas conozco“…

Luego están los “debería” de terceros, estos son los “tendrías que…” , “Tendrías que perder peso“, “Tendrías que currar más” “Tendrías que visitar a tus suegros“”Tendrías que salir menos“, yo en estos casos suelo responder “Tendrías que irte a la mierda“que la verdad desestresa y mantiene tus niveles de endorfinas equilibrados.

El mejor amigo de los “Debería” es nuestro cerebro reptiliano, esta parte del coco humano es la que se encarga desde hace millones de años de “lo único importante“, SOBREVIVIR, el cerebro reptil solo quiere comer, dormir y reproducirse, cuando este sector de nuestra cabeza escucha un “Debería” lo único que hace es seguir respirando, seguir comiendo, seguir durmiendo ,seguir fornicando o continuar viendo el programa de la Maritere.

Yo me he pasado media vida luchando contra mi cerebro reptiliano, ese maldito cabrón, es el que te dice que te quedes 20 minutos más en la cama cuando suena el despertador, el que te impide salir a correr en un día Evolucionsoleado porque lo que tienes que hacer es quedarte en el sofá remoloneando para tener reservas por si se acaba la comida o hay un apocalipsis nuclear,es el que creó esa cosa llamada amor hace millones de años para asegurarse de que copulabas con la misma persona muchas veces y así conseguir perpetuar la especie humana.

El cerebro reptiliano tiene mucho que ver con nuestra procrastinación,este es el acto de posponer o postergar las cosas hasta límites insospechados porque pasar a la acción es realmente jodido, es la pereza personificada en el máximo grado,  no quiere que lleves a cabo algo interesante fuera de tu zona de confort, lo único que quiere es que salgas corriendo en situaciones amenazadoras para asegurar tu supervivencia en el planeta tierra, que te suden las manos y sientas miedo ante nuevos retos y que te digas a ti mismo que mejor quedarte como estás que explorar nuevos terrenos no vaya a ser que te pegues un buen hostión.

Lo mejor en estos casos es coger un folio en blanco, hacer una lista con los “Debería” pendientes e ir reventóndolos en modo “Un día de Furia”  uno a uno, no es fácil pero es gratificante a corto ,medio y largo plazo,  I cant get no procrastination…

Escuchando a Tim Minchin-Rock And Roll Nerd