Filomátic Festival,La Furgoneta de Los Rolling, Bestiajez y SuperPapicho

(Toda La Culpa Fue de Paul McCartney IX)

En su empeño constante por innovar en la maltrecha y moribunda industria musical española a nuestro ositomisha2«manacher» Papicho (también conocido en otros sectores como el Osito Misha) se le ocurrió la fantástica idea de montar un festival en el montañoso pueblo de Alcoy dentro de la provincia de Alicante.

El Filomátic Festival era un fabuloso y extraño batiburrillo de grupos mainstream del pop español incluyendo clásicos como La Oreja de Van Gal, El Grito del Cuerdo,El Sueño de Morguapo, No se lo digas a mi Suegra, La Porquería y Los Tigres del Norte, si amigos , los famosos Tigres del Norte que estaban allí cantando Narcocorridos a to meter con su acordeón mas perdidos que Pitingo en un festival de Heavy Metal, jooooder.

Como éramos su grupo y nos tenía un cariño especial el gran Papicho nos metió en pleno verano a abrir su maravilloso festivalius, ahí estábamos el 8 de Julio a las 5 de la tarde con aquella solana cayendo sobre nuestras cabezas y esos 40 grados a la sombra de los pinos cantando en el escenario Sol música, el nombre perfecto para aquel  marco incomparable…

La poca gente que había  se agazapaba de mala manera buscando un sitio donde guarecerse del astro rey y bebiendo como si no hubiera un mañana,allí estábamos todos sudando como polEl-aviador-418-E1los a l’ast ( tanto el grupo como el público),en mis teclados se podían freír unas ricos huevos o hacer una deliciosa  parrillada de carne, la madre que te parió Papicho! Qué puto calor! Que forma era esa de promocionar a tu grupo? Quería matarnos!.

Hicimos un repertorio de 45 minutos ante una escasa pero selecta audiencia, destacaba la sonrisa de satisfacción del Osito Misha que paseaba por allí como Pilón el de Popeye con pequeños y graciles saltitos diciéndose a sí mismo «soy el recopetín«.

Por aquel Festival apareció el Yupi (Capítulo VIII)  con una brecha en la cabeza y un maletín a altas horas de la madrugada, todo era surrealista,decía que había tenido un accidente con una avioneta y no había podido llegar a tiempo para vernos y que además le daban  mareos todo el rato, pero eran de la brecha, no de los 10 cubatazos que se había metido el sinvergüenza en el cuerpo.

Continuamos tocando una larga temporada en los bares Irlandeses de la capital, empezábamos a dar conciertos en diferentes rincones de España y teníamos una agenda apretada en los meses de julio y agosto.

El  guitarrista de la banda vino un día diciendo que había conocido a un personaje en el tren que le había Benito, agentecomentado que tenía una empresa de furgonetas y que nos prestaba uno de aquellos maravillosos cacharros motorizados  todo el verano a un precio de risa, así que nos dirigimos a la sede de l’Autter, una empresa alicantina dedicada a la comerzialización de camiones  y allí estaba el paisano esperándonos con la furgoneta.

Aquel hombre se parecía bastante a Bestiajez el personaje de Ibañez en los tebeos de Mortadelo y Filemón, era corpulento y con una gran calabaza por cabeza, balbuceaba todo el rato,parecía campechano y noblote, aquella furgalla desde el principio no tenía muy buena pinta.

Bestiajez se dirigía a nosotros como los vendedores de coches de segunda mano de las películas americanas a sus clientes en esas tiendas con banderines amarillos y verdes, decía que aquel aparato era un portento de la naturaleza, lo nunca visto, mientras, le metía mantecaos a diestra y siniestra para demostrarnos la robustez del hermoso jamelgo de cuatro ruedas, decía «mirar que maravilla de vehículo, con esto tenéis para haser miles de kilómetros….«.

Nos dimos cuenta de que aquel cacharro no tenía rueda de repuesto y ni corto ni perezoso Bestiajez cogió un gato y sacó un neumático cambio rueda de uno de los camiones que estaban allí aparcados, «Bueno, pues ya tenéis rueda de recambio,juaaajajajaja» todo le hacía gracia a este hombretón.

Nos percatamos de que en la parte delantera de la furgoneta sobresalía hacia afuera un largo tubo metálico que casi tocaba el suelo.

Uno de los miembros del grupo preguntó inocentemente «perdona, que es ese tubo que cuelga por debajo del motor hacia afuera?» «Eso?» Contestó Bestiajez «Eso le echais pintura blanca al motor y con el tubo  vais pintando las rayas de la carretera juaaaaaa juajajaja «, nosotros no le veíamos la gracia pero el caso es que  nos dio la furgoneta a un precio irrisorio sin firmar nada y sin seguros ni hostias en vinagre, para qué?.

Recorrimos una gran cantidad de kilómetros con aquel motocarro, un día yendo a Las Rozas a tocar por la A6 notamos que el destartalado vehículo hacía un ruido raro, nuestro bajista era el conductor experimentado que nos llevaba por toda la geografía española.

Aquel carruaje se empezó a revolucionar como un formula uno, le dije al bajista que quitara el maldito pie furgoneta_casa_026del acelerador que iba a reventar la furgoneta, mi sorpresa fue que el pobre no tenía los pies en los pedales, estaba totalmente pálido y bloqueado,le hablábamos a voz en grito pero él no nos escuchaba.

Aquello empezó a revolucionarse como un demonio a sus anchas sin pedirle permiso a nadie y comenzó a expulsar un humo blanco indescriptible en cantidades ingentes en pleno viernes de operación salida con todo atestado de coches y los 5 miembros de la banda allí acojonados,de nuevo parecía que estábamos eligiendo Papa.

Nuestro flamante conductor no hablaba demasiado, pero ese día sacó todo lo que llevaba dentro » Saltar de aquí hostia, que esto va a explotar!» Joder! Abrimos las puertas y salimos de aquella humareda como pudimos.

Ese bólido seguía tirando humo ante la cara de asombro de los que se iban de fin de semana,el ruido  cada vez  era más agudo y ensordecedor, parecía que aquello iba a despegar de un momento a otro como el Apolo XIII, el humo debía verse desde Conil como mínimo, aparecieron los bomberos, la guardia civil y todos los operativos disponibles.

Vino a recogernos023-taxi_01  la Heredera en una furgoneta, esta mujer era la hija de SuperPapicho, nuestra vida se parecía cada vez más a un videojuego, yo ya me perdía con tantos personajes, nombres y parecidos razonables,  andábamos ya algo trastornados de la azotea en esa época,teníamos nuestro propio idioma y mucha gente no nos entendía cuando hablábamos.

Primero llegó la grúa, el conductor preguntó con sarcasmo «Vosotros que sois? Los Rolling?«, como no cabíamos todos con La Heredera a nuestro cantante le vino a recoger un taxista, lo subió al taxi al grito de «entonces,a quién me tengo que llevar yo? Al Hippy?«,aquello era una falta de respeto a cada personaje que llegaba a recogernos, que cabrones.

La furgoneta quedó abandonada en un parking de por vida y nadie nos pidió nunca explicaciones, fue una buena compañera de aventuras y conseguimos salir sanos y salvos después de un montón de kilómetros.

SuperPapicho ercountinga un millonario que se había comprado (porque le había salido de los cojones) todas las salas de cine de un centro comercial llamado Burgocentro cercano a Las Rozas y las había convertido en salas de conciertos.

Tenía todo el santo día ensayando allí a un grupo como Bon Jovi pero a la española,había puesto de  encargado de las salas a Toni «turupa» Fernando, le llamábamos  así porque cuando hablaba como tenía los labios muy gordos se le juntaban mucho  y parecía una batería ,además su idioma era una especie de spanglish guarripeich,  decía cosas como «Hola «turupturupá» que tal el trip? tutrupturupupá», a este también aprendí a imitarlo.

Le traía un sorprendente parecido a uno de los monos de El Rey León mezclado con el cantante de los Counting Crows y sólo le interesaban el guitarrista y el cantante de la banda, al resto ni nos miraba esta entrañable criatura turupupaturupá.

La Heredera se encargaba de las cuentas, tocábamos en esas salas de cine unas veces para 10 personas y otras sólo jungkapara el camarero pero nos pagaban bien, íbamos allí al menos dos viernes al mes, los técnicos eran unos rusos que iban con Walkie Talkies y a mi me daban un poco de miedo, se parecían a los malos de la primera parte de La Jungla de Cristal.

Cuando hacíamos la prueba de sonido soltaban un montón de palabras en ruso y luego decían el nombre de tu instrumento con un fuerte grito, por ejemplo «chtoby uvidet’, yesli vy mozhete poprobovat PIANO!» y entonces yo tocaba un poco las teclas,así todo el rato,una vez que el técnico veía que estaban las cosas en su sitio soltaba una serie de improperios al viento en su lengua natal  y desaparecía, al final te acostumbrabas hasta a ese complicado idioma, tenías que estar muy atento porque si no los Rusos se enfadaban y te bajaban el volumen, turupá turú di dobelyu.

No olvides suscribirte ydejar tus comenterios. Gracias!!

Escuchando Rod Stewart «First Cut Is The Deepest»

 

 

1 pensamiento sobre “Filomátic Festival,La Furgoneta de Los Rolling, Bestiajez y SuperPapicho”

  1. Pingback: » Capítulo XIII: Sobre Puticlubs, Consejos de Guerra, Salas de Fiestas y Presentar Discos en Directo…… Jaime Córdoba

Los comentarios están cerrados.