Toda La Culpa fue de Paul McCartney (II):

En el colegio, cuando elegían gente para jugar los partidos de fútbol yo siempre quedaba por detrás del rollizo de la clase, hay que joderse,no hay situación más embarazosa en la primera adolescencia que cuando el deportista de turno elige equipo y te dejan de recogepelotas después de un lamentable Chapí Chapó y el correspondiente monta y cabe, yo siempre deseaba que ni montara ni cupiera, ese era el único momento de alegría y júbilo, cuando estábamos todos en la fila y los líderes hacían chapí-chapó, chapí-chapó? Oh La la? Oh La la? Pero quién inventaría esa mierda?. Había días mejores en los que se lo jugaban todo a pares o nones, o en su defecto a piedra papel o tijera, lo bueno es que Paul había sacado el Press to Play y yo con eso era feliz.

Todos los compañeros a los que  dejaban en la cola de los partidos oficiales del colegio terminamos creando  un uglykidequipo llamado los Bastar2, nuestro logo era el muñeco de la contraportada del álbum de Ugly Kid Joe «Americas Least Wasted» , conseguimos colarnos en la liguilla de los Hermanos Maristas y perder todos los partidos por un mínimo de 10 a 0, no sabíamos quien era Hristo Stoichkov, pero conocíamos todos los músicos que habían participado en la grabación del Abbey Road de los Beatles.

Yo no era capaz de  pegarle una patada decente al balón, y cuando le daba era en modo punterón, realmente peligroso amigos (los punterones también eran conocidos en aquel momento como trafallones o trafallazos, con su correspondiente variante alicantina, la famosa Trafallá), en aquellos mundialitos la frase más repetida era « No vale portero regateador» , vaya dramaturgia con los porteros regateadores de los cojones, que coño hace un portero regateador? hoy en día me lo sigo preguntando, yo casi podía alcanzar mi boca con el pie en cada disparo…

También lo intenté con el baloncesto,una mala experiencia, jugaba en los infantiles B, cuando trinaranjusjpgacababan los partidos bebíamos la cantidad de refresco correspondiente al tiempo que habíamos jugado cada uno, a mi me tocaba siempre un tapón de Tang o en su defecto de Trinaranjus. Antes del encuentro de los sábados me daba tiempo a ver un rato La Bola de Cristal en la que sonaba la banda sonora de La Familia Monster compuesta por Jack Marshall. Después de los partidos llegaba a casa y siempre me poseía otra de mis grandes influencias, la canción del anuncio de la colonia Chispas «Tu primer trabajo, que duro es…»

El deporte siempre estuvo por encima del arte y el espectáculo en el colegio, a lo más que llegué fue a tocar «El Golpe» con un Xilófono desvencijado en lo que llamaban el «Taller de Música», me sentía como un músico africano en pleno mes de agosto en la playa de San Juan pegándole mamporros a mansalva a aquel extraño artilugio de madera….

A finales de 1990 estrenaron en los cines Astoria de Alicante una película titulada «Gran Bola de Fuego» , biopic sobre la vida del legendario Jerry Lee Lewis, llegué a ir 5 veces al cine a verla, cuando salió en VHS Gran bola de fuego(y ya que mi apreciada Margarita desconocía las virtudes de los licks del Rock and Roll para piano ) enchufaba ese video hasta que conseguía sacar los temas de The Killer, al final reventó el video, la cinta, el televisor, el piano y por supuesto  mis padres, «Deja el Pianito y ponte a estudiar» era una de las frases más manidas en mi casa, cuando mi madre utilizaba el diminutivo para referirse a mi instrumento  de cabecera era cuando la cosa se iba a poner fea….

Ya con unos 15 años todos mis congéneres escuchaban a los  Guns and Roses  con su triunfal album Use Your Illusion 1 o  a Metallica que habían sacado al mercado el Black Album con la famosa The Unforgiven y cuando los compañeros me obligaban a escoger, yo siempre elegía a Paul McCartney que acababa de publicar poco antes Flowers In The Dirt, un día en clase me preguntaron «Además de McCartney quien te gusta?» y dije » Nat King Cole» a lo que el profesor respondió «Pero como te va a gustar ese, pero si ese canta boleros! El del Cachito Mío?, no jodas Córdoba«.

En aquella época no había Google ni Wikipedia ,y para acceder a internet usábamos un proveedor llamado Arrakis, ese magnífico servicio con el que te daba tiempo a ir a la biblioteca a consultar lo que estabas buscando  en la red mientras se cargaba la página web, como decía, todos alucinaban con la canción Live And Let Die de Guns And Roses, maldita la hora en que se me ocurrió decir que esa canción había sido compuesta por McCartney y no por los Guns…menudo drama, menudo debate épico, eso me aisló más todavía de los malotes .

Los más malos de la clase llevaban cazadoras de aviador influenciados por la peli  «Top Gun» y morreaban a las cZXSpectrum48khicas populares del colegio mientras tomaban taponazos  a 50 pesetas en locales de moda de mi ciudad con nombres tan complicados como La Selva, Plátano, Trocco o Caipirinha… siempre me sorprendió la cantidad de diferentes alcoholes que podía albergar cada uno de aquellos diminutos chupitos.

Algunos llegaban a clase al lunes siguiente y hacían gargaras de vodka para alegrarse el día al tiempo que hablaban de sus peripecias y ciegos épicos en la noche del sábado(yo iba del colegio al piano y  del piano al colegio mientras que los fines de semana jugaba al Target Renegade o al Camelot Warriors en mi ZX Spectrum de 48k ),sentía  una mezcla extraña  entre  admiración y  asco por los todopoderosos malotes, no se compraban la Micromanía pero estaban todo el día tocando pechos en los recreos, esos grandes desconocidos para mi en aquel momento, Los Pechos!.