El Yupi, Los Consoladores, Loco Joe y la palabra Avestrungen.

(Toda La Culpa Fue de Paul McCartney VIII)

En nuestra humilde morada todos alababan mi arte culinario, decían que practicaba la alta cocina, básicamente porque tiraba las cosas a la snabucodonosorcitosartén desde muy arriba,ponía aquellos fogones como una piara, encendía el fuego y echaba todo lo que encontraba a  mi paso, un poco de aceite hirviendo era la excusa perfecta para mezclar por ejemplo media pera con una loncha de bacon una galleta digestive y unos huevos sin problema.

En las lejas de la nevera siempre había algún trozo de cebolla que echaba raíces y se enrollaba con un tomate al moho,se creaba un pequeño ecosistema, existía  una auténtica civilización en aquel frigorífico, Los Nabucodonosorcitos de Fuenterrabía.

En uno de nuestros conciertos  en aquellos  bares Irlandeses (capitulo VI) apareció un chico educado de buena planta que vestía traje y corbata,portaba una hermosa cabellera estilo Javier Bardem en No Es País Para Viejos y tenía una voz atiplada muy similar a la de Epi el compañero de Blas en Barrio Sésamo, nos miraba con  pasión y admiración, se acercó a nosotros al finalizar la actuación y  nos empezó a hablar del éxito , el triunfo y de llenar estadios, le acompañaba un extraño personaje que estaba siempre callado, era como El Silencioso Bob pero sin pelo, decidimos apodar a nuestro nuevo y apuesto joven amigo  «El Yupi».

El Yupi se nombró a sí mismo  manager del grupo,vio el filón, no sabía si íbamos a triunfar pero le Elyupigustaba el ambiente de los conciertos y su voz interior daba por seguro que algo sacaría, aunque fueran unos cubatas y un par de morreos («otra vez la palabra morreo, por qué son tan morreadoras las cosas en el futuro?«, Doc. Emmet Brown).

Consiguió que la banda tocara por primera vez en el mítico Monky Monk de Madrid,esta sala es una auténtica cápsula del tiempo entre los bares de música en directo, suben los precios de las copas con la inflación pero los cachés de los músicos siguen siendo los mismos desde  el año 87, maldita sea,un caso digno de Cuarto Milenio.

Estuvimos tocando allí los jueves una larga temporada, conocimos a varios ídolos musicales de nuestra infancia,en esta sala  también apareció un día un hombre que se hacía llamar  «Loco Joe»,decía que eramos piratas, y que los piratas tenían que beber ron por pelotas, yo creo que Brugal acabó poniendo una estatua nuestra en su fábrica de República Dominicana ,aquello era un no parar  con la excusa de que éramos como Jack Sparrow, cada vez que entrabamos en esa  sala era como subir al jodido Dragon Khan pero sin sujeción de seguridad.

Este hombre de complexlocojoe2ión delgada pero con brazos de a acero a lo Popeye siempre nos trataba con respeto, decía que nuestra música le había cambiado la vida,Loco Joe pasó a hacer las labores de  guardaespaladas y defensor del grupo, corría los famosos ironman con una mochila a la espalda, comía 12 claras de huevo al despertar y 300 platos de espaguetis al día , lo mismito que nosotros pero haciendo deporte.

Yo flipaba con sus historias de la legión y sus  42km corriendo y 180km en bicicleta en la misma sesión,nos hacía sentirnos seguros en los afterhours de la capital ,si había algún problema, Loco Joe lo solucionaba sin inmutarse,por las buenas o por las malas,era un tío noble y amistoso, pero si le tocabas los cojones o alguien se metía con nosotros de repente se le encendía la mecha y podíamos tener drama nocturno,la sangre nunca llegó al río porque Loco Joe se limitaba a enseñar el brazo si había algún temporal  y los malos siempre se esfumaban,algunas mañanas se levantaba antes que nosotros y nos obsequiaba con opíparos desayunos.

Pero volvamos a «El Yupi», su lema era «enamora a tus clientes» y la verdad es que conseguía enamorarlos, guardaba una yupiconsoladoramplia y variada colección de consoladores en los cajones de su casa, supongo que para enamorar más «si cabe» a su posible clientela,el insistía en que aquellos hermosos falos no eran suyos y nosotros hacíamos como que le creíamos, en lugar de decir hola o buenos días este joven emprendedor  saludaba  diciendo «Avestrungen» ,si amigos, A VES TRUN GEN, había que joderse con la palabrita de marras, mientras, peinaba su preciosa melena de Principe de Beukelaer.

Uno de los más grandiosos logros del Yupi además del Avestrungen, fue llevarnos a tocar a un pueblo llamado San Juan Del Molinillo en la provincia de Ávila,le mintió al dueño del pub donde actuábamos y le dijo que iban a ir los Mclan.

Antes de empezar nuestro periplo  y como sabía que eramos de Alicante,  llegó bajo esos 35 grados del horchatames de Agosto a Plaza Castilla y tuvo el detalle de traernos  5 vasos de deliciosa horchata al sudor, aquella chufa no había por donde beberla, el hombre apareció totalmente derretido con su famoso Avestrungen junto a esos goterones de líquido corporal que caían como estalactitas en los vasos de plástico repletos de Chufi y nosotros que éramos como jabalíes en celo nos metimos aquel brebaje en el cuerpo.

Llegamos a la aldea en cuestión  y  a los 150 metros tuvimos que dar la vuelta con la furgoneta porque nos habíamos pasado al siguiente pueblo, nos hicieron un escenario sobre unas 12 cajas de Coca Cola y un tablón de madera.

El dueño del bar que era una especie de Angel Garó en version Pepe Itárburi salió en olor de multitudes y con gran desparpajo dijo okyupi«querido público! hoy tenían que tocar los Mclan aquí pero desgraciadamente les ha surgido un concierto en una carpa, pero atención!,   os he traído a estos chavales que harán las delicias de todos……así que por favor……un aplauso…… para mi , coño!» .

El paisano ni corto ni perezoso pidió un aplauso para si mismo con dos cojones, la gente no sabía ni el nombre del grupo pero aplaudían, nosotros nos mirábamos con incredulidad y el Yupi desde el otro lado de la barra ponía el pulgar hacia arriba dándonos muestras de que todo estaba controlado.

Enchufaron  los instrumentos y  el equipo completo de la banda a la cafetera del bar, evidentemente aquello no duro mucho y reventaron los plomos y la máquina de café pero fuimos los ídolos del pueblo durante unas horas,yo me sentía como una estrella del rock allí firmando autógrafos a los lugareños, en aquella aldea  había una discoteca que era como el salón de una casa (bueno,en realidad creo que era el salón de una casa porque tenía hasta persianas),  paseaban a los borrachos inconscientes en carretillas mientras me saludaban a lo Big Fish con cara de «el siguiente viajecito  te va a tocar a ti amiguete«,a mi me encantaba todo aquello.

Aquella noche dormimos en la habitación de una casa en la que nos pusieron 4 camas una al ladito de la 3ositosotra como los 3 ositos,dejamos la furgoneta en la puerta por si había que salir corriendo como solía ocurrir en ocasiones, algunos de los miembros del grupo tenían el arte o la costumbre de morrear siempre con la chica menos indicada, podía ser la hija del alcalde de la localidad, la mejor amiga de la novia en las bodas o alguna fémina que estuviera a punto de casarse.

A las 10 de la mañana alguien empezó a gritar , vociferaba con éxtasis,»están aquí! Venir que están aquí! Los he encontrado!«Yo pensaba,» a ver que zapata hemos liado esta vez«,nos levantamos sobresaltados creyendo que ocurría algo o que habíamos montado algún cipote para variar,aquel hombre con acento de pastor experimentado decía «Venga! salir de Ahí coño! Que aquí hay uno que se esta muriendo!» Uno que se está muriendo? aquello tenía pinta de ser grave «Venga,Salir rápido joder! Que tiene que pasar la ambulancia hostia!» salimos escopetados con el resacón de la muerte y aquel sol cegador pegándonos en lo alto como si acabáramos de escaparnos de una celda de castigo  y resultó ser el dueño del cortijo que estaba de jarana y quería irse a la playa, vaya sustaera joder, el Yupi desgraciadamente no duró mucho ya que Papicho tenía más poder.

Avestrungen!

No olvides registrarte y dejar tus comentarios. Gracias!

Escuchando Jackson Cannery de Ben Folds

 

1 pensamiento sobre “El Yupi, Los Consoladores, Loco Joe y la palabra Avestrungen.”

  1. Pingback: » Filomatic Festival,La Furgoneta de Los Rolling, Bestiajez y SuperPapicho Jaime Córdoba

Los comentarios están cerrados.